Viernes, 21 de noviembre


Narcotráfico


Liberados con derecho de gracia enviaban droga por Serpost

En las narices de Facundo Chinguel. (Cortesía La República) Lima 23 abril 2013 - 10:01 am, 0 comentarios
Lima

Tres reclusos del penal de Lurigancho favorecidos por la Comisión de Indulto y Derecho de Gracia por Razones Humanitarias y Conmutación de Pena integraron y dirigieron una red que utilizó al Servicio Postal Peruano (Serpost) para enviar droga a Estados Unidos, Europa y Asia, entre junio del 2009 y febrero del 2011.

Esta organización delictiva operó en la misma época en la que Miguel Facundo Chinguel, además de presidir la referida Comisión de Gracias Presidenciales, era director de Serpost.

Facundo Chinguel ingresó al directorio de Serpost, al poco de comenzar el segundo gobierno de Alan García Pérez, el 2006, y desde abril del 2008 hasta el 2010 integró la Comisión de Indulto y Derecho de Gracia.

Salgado Tantte ha recordado que apenas llegó al Ministerio de Justicia, Facundo Chinguel le dijo que tenía el encargo del entonces presidente de la República, Alan García, de indultar a mil reclusos. Mientras, los presos de Lurigancho y Santa Mónica señalan que a ellos les comunicó que el presidente García le había dado el encargó de indultar a 5 mil presos para superar las gracias presidenciales que había otorgado en su primer mandato.

SUDAFRICANO
Puesto manos a la obra, con el aval de la Comisión que dirigía Facundo Chinguel, el 16 de diciembre de 2008 se publicó en el diario El Peruano la resolución suprema que otorgó la conmutación de penas al sudafricano Philip Sethole Siphiwe o Philips Shetolle, preso desde 1997 por tráfico ilícito de drogas.

Sethole debía cumplir una condena de 12 años de prisión, que le fue rebajada a 11 años y cuatro meses, por lo que el 16 de enero del 2009 abandonó el penal de Lurigancho y volvió a caminar libremente por Lima.

Pero como se vio después, este no dejó de lado sus negocios ilícitos. Philip Sethole fue recapturado por la policía en junio del 2009 cuando pretendía enviar más de 100 kilos de cocaína a España, ocultos en un embarque de conservas de pescado marca La Chimbotana.

El cabecilla de esta organización era Segundo Miranda Ordóñez, quien según estableció la policía, a partir de agosto del 2009, y en complicidad con Sethole empezó a enviar droga a Estados Unidos, España, Italia y Holanda.

La policía estableció que esta organización logró infiltrarse en Serpost para enviar droga en la correspondencia que era devuelta al remitente en el exterior, al no encontrarse al destinatario en el país. Con esta modalidad habían lograron enviar cinco a siete paquetes de medio kilo de cocaína, cada uno, semanalmente.

Esta red criminal actuó con impunidad en una primera etapa hasta enero del 2010, cuando la policía intervino la casa de la conviviente de Miranda Ordóñez, en Puente Piedra.

En esa casa, en la que residía Keely Jaimes, se hallaron 8,9 kilos de cocaína ya acondicionados en sobres, con dirección falsa en Lima, por lo que serían devueltos a España.

Pero la banda siguió despachando droga a través de Serpost, al menos hasta febrero de 2011, contando con la permeabilidad de la Comisión de Gracias Presidenciales. Los policías a cargo de esta investigación recuerdan que el sudafricano se jactaba de que pronto saldría libre porque le habían archivado un primer caso.

LURIGANCHO
El 13 de octubre de 2009 otra resolución suprema otorgó, esta vez, la conmutación de pena a César Julio Quijaite Huaynate.

Quijaite, preso en el penal de Lurigancho desde 2000, había sido condenado a 25 años de prisión.

Sin embargo, en marzo de 2007 logró que su condena sea revisada por la Corte Suprema de Justicia que la rebajó a 13 años de prisión y luego la Comisión de Gracias Presidenciales la dejó en 9 años y un mes de prisión, por lo que el 15 de octubre de 2009 volvió a la calle para seguir con sus actividades, hasta febrero de 2011.

En junio de 2010, la policía y la Cuarta Fiscalía Contra el Crimen Organizado descubrieron, en el desarrollo de la operación “Spaguetti II”, que se seguía utilizando a Serpost para enviar grandes cantidades de droga al exterior.

Este descubrimiento fue posible al interceptarse una llamada telefónica entre David López Malpartida y el preso del penal de Lurigancho Klebert Ramírez Erazo, integrante de un poderoso clan familiar del narcotráfico.

Después, en octubre de 2010, la Policía descubrió en las memorias de los celulares del sudafricano Krugel Jacobus Cornelius y el español Carlos Felipe Rodríguez diversos números telefónicos de otros a presos del penal de Lurigancho.

Entonces, la Policía montó el operativo “Huandoy”, que incluyó la interceptación y escucha telefónica de diversos números telefónicos. Las escuchas determinaron que el sudafricano Philip Sethole y otros presos de Lurigancho, como Ramírez Erazo, seguían enviando droga por correo.

La operación permitió identificar a 57 integrantes de esta red, que despachaba droga por correo a Canadá, EEUU, España, Inglaterra, Bélgica, Australia, Francia, China, Holanda, Tailandia, Brasil, Sudáfrica, y otros países con la colaboración de trabajadores de Serpost.

En esta segunda operación policial fue detenido César Julio Quijaite Huaynate, liberado en octubre de 2009 por la comisión de gracias presidenciales. Era uno de los que coordinaban los embarques de droga.

SIGUEN LAS GRACIAS
Además, la policía determinó que los cabecillas en prisión eran Kleberth Ramírez Erazo (a) Chupicandado, Óscar Ramírez Erazo (a) Chato, José Luis Reyes Fasabi (a) Lucas, Luis Alberto Quispe Olazo (a) Beto, el israelí Itzaak Mualen y el “ex indultado” Philip Shetole Sipiwe.

Pero, nuevamente, la Comisión de Gracias Presidenciales parecía favorecer a los narcotraficantes.

El 11 de febrero de 2011, en pleno desarrollo del operativo Huandoy, se conmutó la pena a Óscar Ramírez Erazo, quien cumplía una condena de 15 años de prisión. Esa pena le fue rebajada a ocho años de cárcel, lo que le permitió recuperar su libertad el 17 febrero de 2013.

Facundo Chinguel continuó en Serpost hasta el 2011 y si bien se separó de la Comisión de Gracias Presidenciales en mayo del 2010, personal de su confianza, como Manuel Huamán, solo salió en 2012.

EL JEFE
El 9 de julio de 2005, Miguel Facundo Chinguel envió un correo a los militantes apristas que pedía que Alan García Pérez sea nombrado jefe del Apra, un titulo que solo había tenido Víctor Raúl Haya de la Torre.

En 1990, Facundo Chinguel se había apartado del Apra y fue asesor en el congreso del parlamentario fujimorista Alejandro Abanto Pongo. Regresó al Apra presentando una denuncia contra Alejandro Toledo, en vísperas de las elecciones generales de 2006.

LA POLICÍA AÚN BUSCA A FUNCIONARIO DE SERPOST AL QUE LE DECÍAN “DOC”
En las investigaciones de febrero del 2010, la policía identificó a cuatro empleados de Serpost que facilitaban el ingreso de los sobres acondicionados con droga para ser devueltos a su país de origen. Ellos eran Marcos Zevallos Maguiño, José López Tuesta, Teodomiro Lucana Pinedo y Tadeo Tello Pérez.

Mientras, en el operativo “Huandoy” en febrero de 2011, la Policía identificó a Jairo Mariñas Díaz, Claudio Ramírez Monsalve, Guillermo Ninaja Roque y Óscar Balvín Alarcón como los trabajadores de Serpost que facilitaban el envío de las encomiendas con droga sin pasar por los controles de Aduana.

Sin embargo, para los policías y fiscales aún es un misterio conocer la identidad del sujeto identificado en las llamadas telefónicas como “Gerente”, “Loro”, “Lorito” y “Doc” que se encargan de facilitar los códigos del correo que no sería revisado.

Las investigaciones podrían ahora tomar un nuevo giro, consideraron ayer algunos de los policías que intervinieron en estas investigaciones, pues “Doc” es un apelativo que se suele dar a los abogados. “Habría que volver a escuchar los audios de esas interceptaciones”, precisaron.

Por su parte, en un cruce de acusaciones entre Facundo Chinguel y el gerente de Serpost, Gabriel Rojas, se ha conocido que el 2010 dejó de operar la máquina de rayos X que permite detectar envíos ilegales en la correspondencia o encomiendas. (César Romero)


    Galería

Comentarios

Deja un comentario