Lima, jueves 1 de octubre



Nacional


Plantean cambios en la institucionalidad gubernamental de los pueblos indígenas

Consideran que el enfoque del Viceministerio de Interculturalidad resulta insuficiente para atender agenda de pueblos originarios Lima 01 julio 2020 - 12:20 pm, 1 comentario
El nuevo ministro de Cultura, Alejandro Neyra, en una visita a la comunidad Shipibo Konibo Cantagallo. (Foto: Andina)
Lima

«Escribo para plantear algunas ideas que permitan considerar una reforma profunda del sector responsable de velar por las políticas en materia de pueblos indígenas del Perú», asegura Gustavo Zambrano, abogado y especialista en temas derechos humanos y pueblos indígenas. ¿Porqué el tema de los pueblos indígenas está en el Ministerio de Cultura?. «Se puede afirmar que parte de las razones tienen que ver con un acuerdo que se dio en la Comisión de Cultura del Congreso de la República entre el APRA y el Partido Nacionalista para aprobar una Ley que creaba el Ministerio de Cultura sobre la base del desaparecido Instituto Nacional de Cultura INC», concluye el especialista.

A continuación, compartimos algunos planteamientos que Zambrano publicó en el portal IUS260.

Lo primero que debemos afirmar antes de continuar es que es necesario reformar la institucionalidad estatal en materia de pueblos indígenas del Perú. ¿Por qué? Porque ha demostrado que no viene funcionando bien a pesar de los avances alcanzados. ¿La razón? El enfoque que tiene resulta completamente insuficiente para atender la agenda de los pueblos indígenas.

Entonces ¿por dónde comenzar? Para hablar ello, lo primero es revisar el enfoque. La pregunta central acá es cuál queremos que sea la relación entre el Estado peruano con los pueblos indígenas. Estas posiciones van mostrando que a pesar de los cambios en las estructuras estatales, no se considera la real agenda de los pueblos indígenas, sino solo aquella que no genere cambios reales. Por ello, si se piensa en alguna reforma estatal en materia de pueblos indígenas, hay que sincerar y decir qué es lo que se quiere como Estado con los pueblos indígenas, para sobre la base de ello, tener un norte claro en el que se reconozca lo que va a cambiar, ya que de ahí se desprenderán los temas que se van a trabajar.

Por ejemplo: se vienen presentando diversos espacios de demanda sobre el reconocimiento de las territorialidades integrales; ¿se va a debatir este tema entre Estado peruano y pueblos indígenas cuando hablemos de ordenamiento territorial? ¿Se tiene alguna propuesta estatal que considere este tema como opción? ¿Cómo se quiere abordar este tema? ¿con propuestas, negándolo, negociando? ¿es algo de lo que se puede o quiere hablar? Y así, una lista larga de temas. Si no se cambia la hoja de ruta en materia de pueblos indígenas o se revisa el enfoque que se tiene desde el Estado, todo va a seguir igual.

¿Entonces? Dos pasos luego de saber cómo se quiere trabajar el tema indígena. Primero, preguntarnos seriamente si este tema debe estar en el Ministerio de Cultura. Luego, qué reformas hay que hacer.

Si se mantiene en el Ministerio, pues o todo sigue igual, o las reformas se hacen ahí. Lamentablemente, seguimos esperando que se reformule el Reglamento de Organización de Funciones (ROF), el cual ya ha quedado desfasado. Si el VMI se queda en el MINCU y no se reformula su ROF, mantendremos el mismo modelo. Pero además, seguirá en un sector donde no es ni ha sido prioridad (a manera de ejemplo, basta revisar cada una de las opiniones que salen en los medios de comunicación cada vez que se cambia de ministro o ministra, solo se habla del otro sector; pues lo mismo pasa en los pasillos del Ministerio). Se le invisibiliza sobre las manifestaciones culturales que si bien centrales para el desarrollo del país, son solo un lado de la moneda. Las culturas del país se dejan de lado al momento de priorizar presupuesto, actividades, capacidades.

Debe estar en un lugar que le permita al menos alcanzar real nivel de coordinación nacional, pero sobre todo involucramiento. Para comenzar, Indepano va a volver porque no se adecúa a la LOPE. Por ello, hay que pensar de acá en adelante. Si pasase por ejemplo a la Presidencia del Consejo de Ministros como otro Viceministerio (no se le podría bajar de nivel) al menos tendría lo mencionado pero exigiría otra mirada, el traspaso lo demandaría. Pero para ello, primero no deben pasar aquellos temas que podrían verse en otros ministerios, como el tema del racismo o todo lo relacionado a la población afroperuana, ya que exigen sus propios enfoques y estrategias. Si pasase a la PCM, que pase lo vinculado al tema indígena únicamente. Pero con un enfoque de presencia sostenida en la realidad y la evidencia, que acompañe procesos, que articule con organizaciones indígenas de todos los niveles.

Los pueblos indígenas no esperan un ente únicamente técnico que se dedique a traducir. Esperan que el Estado se interculturalice. Que la autoridad tenga presencia para conseguir que todo se empape con el enfoque intercultural, y que las agendas indígenas sean consideradas en el debate público, aunque sea para saber si son viables o de qué manera aterrizarlas en cosas concretas. Además de ello, que los representantes indígenas tengan participación real para que dichas agendas sean efectivamente consideradas a través del diálogo. Al ser actores políticos, son concientes de que lo que plantean implica generar cambios estructurales profundos sobre la manera cómo ha sido y es la relación entre el Estado peruano con ellos y ellas. Por eso hay que sincerar la cancha y responder a la pregunta de cuál es el enfoque que se le quiere dar al trabajo. A estas alturas, y viendo lo que está sucediendo, a la deuda histórica se le está sumando el desdén, por lo que si es necesario replantear e incluso reformar.


    Galería

Comentarios

Una respuesta a “Plantean cambios en la institucionalidad gubernamental de los pueblos indígenas”

  1. El Estado peruano ha mantenido, a través de la historia, marginados y excluidos a los pueblos indígenas y comunidades nativas, buscando que en el mediano y largo plazo, surja una generación extenuada por la pobreza, precariedad y violencia que acceda a rematar sus tierras y recursos naturales al postor de turno y como ya se está proponiendo.

    En la actualidad, la estructura institucional, presidida por el Ministerio de Cultura, sólo ha estado legitimando el desarrollo de este proceso de la mejor manera que les ha sido posible.

    En tal sentido, no es casual que la mayoría de sus funcionarios hayan sido abogados y arquitectos, en vez de científicos sociales, y cuando se ha convocado a alguno de estos últimos, han sido profesionales bastante cuestionados en su trayectoria y hasta con denuncias penales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *