Lima, miércoles 1 de julio



Medio Ambiente


Analizan capacidad de almacenaje de carbono de bosques tropicales

Estos afrontan un futuro incierto debido al cambio climático 25 mayo 2020 - 12:20 pm, 0 comentarios
Bosque tropical del Pacífico

Los bosques tropicales del mundo almacenan un cuarto de siglo de emisiones de combustibles fósiles solo en sus árboles. Se teme que el calentamiento global pueda reducir este almacenamiento si el crecimiento de los árboles se reduce o la muerte de los árboles aumenta, acelerando el cambio climático.

Un equipo de investigación internacional midió más de medio millón de áboles en 813 bosques en los trópicos para evaluar cuánto carbono almacenan los bosques que crecen en diferentes condiciones climáticas hoy.

El equipo revela que los bosques tropicales continúan almacenando altos niveles de carbono a altas temperaturas, lo que demuestra que a la larga estos bosques pueden manejar el calor hasta un umbral estimado de 32 grados centígrados en la temperatura durante el día.

Sin embargo, este hallazgo positivo solo es posible si los bosques tienen tiempo para adaptarse, permanecen intactos y si el calentamiento global está estrictamente limitado para evitar llevar las temperaturas globales a condiciones más allá del umbral crítico.

El autor principal, el doctor Martin Sullivan, de la Universidad de Leeds y la Universidad Metropolitana de Manchester, señala: «Nuestro análisis revela que hasta cierto punto de calentamiento los bosques tropicales son sorprendentemente resistentes a pequeñas diferencias de temperatura. Si limitamos el cambio climático, pueden continuar almacenando Una gran cantidad de carbono en un mundo más cálido».

«El umbral de 32 grados destaca la importancia crítica de reducir urgentemente nuestras emisiones para evitar empujar demasiados bosques más allá de la zona de seguridad», advierte.

«Por ejemplo, si limitamos las temperaturas promedio mundiales a un aumento de 2 ° C por encima de los niveles preindustriales, esto empuja a casi tres cuartas partes de los bosques tropicales por encima del umbral de calor que identificamos –continúa–. Cualquier aumento adicional en la temperatura conducirá a pérdidas rápidas de carbono forestal».

Los bosques liberan dióxido de carbono a la atmósfera cuando la cantidad de carbono obtenida por el crecimiento de los árboles es menor que la perdida por la mortalidad y la descomposición de los árboles.

El estudio es el primero en analizar la sensibilidad climática a largo plazo basada en la observación directa de bosques enteros a través de los temas. La investigación sugiere que a largo plazo, la temperatura tiene el mayor efecto en las reservas de carbono forestal al reducir el crecimiento, y la sequía mata a los árboles como el segundo factor clave.

Los investigadores concluyen que los bosques tropicales tienen una capacidad a largo plazo para adaptarse a algunos cambios climáticos, en parte debido a su alta biodiversidad, ya que las especies arbóreas que pueden tolerar mejor las nuevas condiciones climáticas crecen bien y reemplazan a las especies menos adaptadas a largo plazo.

Pero maximizar esta potencial resiliencia climática depende de mantener los bosques intactos.

La coautora, la profesora Beatriz Marimon, de la Universidad Estatal de Mato Grosso, en Brasil, estudia algunos de los bosques tropicales más cálidos del mundo en el centro de Brasil. A su juicio, estos resultados «sugieren que los bosques intactos pueden resistir algunos cambios climáticos. Sin embargo, estos árboles tolerantes al calor también enfrentan amenazas inmediatas de incendios y fragmentación. Lograr la adaptación climática significa en primer lugar proteger y conectar los bosques que quedan».

La profesora Marimon señala los límites claros para la adaptación. «El estudio indica un umbral de calor de 32 grados centígrados en la temperatura diurna. Por encima de este punto, el carbono de los bosques tropicales disminuye más rápidamente con temperaturas más altas, independientemente de las especies presentes. Cada aumento de grado por encima de este umbral de 32 grados libera cuatro veces más dióxido de carbono que se hubiera liberado por debajo del umbral».

Las ideas sobre cómo los bosques tropicales del mundo responden al clima solo fueron posibles con décadas de cuidadoso trabajo de campo, a menudo en lugares remotos. El equipo global de 225 investigadores combinó observaciones forestales en América del Sur (RAINFOR), África (AfriTRON) y Asia (T-FORCES).

En cada parcela de control, se usó el diámetro de cada árbol y su altura para calcular cuánto carbono almacenaban. Las parcelas se revisaron cada pocos años para ver cuánto carbono se estaba absorbiendo y cuánto tiempo se almacenó antes de que los árboles murieran.

Para calcular los cambios en el almacenamiento de carbono fue necesario identificar cerca de 10.000 especies de árboles y más de dos millones de mediciones de diámetro de árboles, en 24 países tropicales. Según el profesor Simon Lewis de la Universidad de Leeds y el University College London, «la cantidad de carbono absorbido y almacenado por los bosques es un elemento crucial en la forma en que la Tierra responde al cambio climático».

«El estudio subraya por qué la colaboración de investigación a largo plazo es esencial para comprender los efectos del cambio ambiental –añade–. Los científicos necesitan trabajar juntos más que nunca, ya que el monitoreo de la salud de los grandes bosques tropicales de nuestro planeta es vital para todos nosotros».

Reducir las emisiones de carbono lo suficiente como para mantener los bosques dentro de la zona de seguridad será muy difícil. El autor del estudio, el profesor Oliver Phillips, de la Universidad de Leeds, insiste en que «mantener nuestro planeta y a nosotros mismos saludables nunca ha sido más importante. En este momento, la humanidad tiene una oportunidad única para hacer la transición hacia un clima estable».

«Al no regresar simplemente a ‘los negocios como de costumbre’ después de la crisis actual, podemos asegurar que los bosques tropicales sigan siendo grandes reservas de carbono –asegura–. Protegerlos del cambio climático, la deforestación y la explotación de la vida silvestre debe ser el centro de nuestro esfuerzo mundial por la bioseguridad».

Fuente: Ecoticias. com


    Galería

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *