Lima, Jueves 6 de diciembre



Amazonía


Jóvenes del Bajo Urubamba se benefician con programas de educación

Programa Integral de Educación (PIE) facilita la conservación de la lengua y tradiciones originarias en la zona Cusco 06 diciembre 2018 - 11:40 am, 0 comentarios
Cusco

Más de 500 jóvenes estudiantes de cinco comunidades nativas del Bajo Urubamba (distrito Megantoni, provincia La Convención, región Cusco) se benefician con el Programa Integral de Educación – PIE del Consorcio Camisea que les brinda una sólida preparación académica con el fin de contribuir con su ingreso a la universidad.

Con una inversión de más de S/3 millones, desde el año 2012 el PIE potencia las aptitudes de los estudiantes de esta zona de la Amazonía de Cusco, fortaleciendo además su identidad cultural al enseñarles en su misma lengua nativa (matsiguenga o yine), se informó a INFOREGIÓN.

A través del PIE, los alumnos acceden a tres componentes: El Programa 100 que ofrece reforzamiento matemático y de comprensión lectora en 100 días a estudiantes de 4to y 5to de secundaria; Las Becas Preuniversitarias que preparan a alumnos destacados del 5to año en su ingreso directo a educación superior, y las Becas Nopoki que otorga ayuda integral a jóvenes que deseen estudiar ingeniería agrícola, administración o educación básica bilingüe en la Universidad Católica Sedes Sapientiae (UCSS), sede Atalay (Ucayali), institución con la que Pluspetrol tiene una alianza estratégica.

Una de las comunidades beneficiadas con este programa es Nuevo Mundo que cuenta con 1 030 habitantes y en donde las clases se diseñan para promover la interculturalidad, la preservación de las lenguas y costumbres de estos pueblos nativos.

Nuevo Mundo se ubica a orillas del río Urubamba. Las poblaciones vecinas se dedican a la agricultura, caza, pesca y a los trabajos en obras municipales. Aquí, ellos se dedican a una actividad que poco a poco toma importancia: la traducción del matsiguenga al español, y viceversa. Nicanor Ríos, un traductor de 45 años, reconoce la importancia de estimular con las clases diarias y el reforzamiento del PIE a los menores, pues ellos recibirán las historias y creencias de sus pueblos nativos y, luego, las darán a conocer al mundo.

Abraham Gonzales Maniti, jefe de esta comunidad matsiguenga, es contundente y sincero respecto a la necesidad de seguir impulsando la educación su pueblo: “Queremos tener profesionales; que los jóvenes regresen, hay mucho por mostrar al mundo. El indígena no es ignorante, hay que borrar ese concepto”.

Para Olga Vargas, madre y traductora matsiguenga, los pequeños deben estimular sus capacidades y transmitir la historia. “Queremos mantener nuestra cultura”, dice. Esto sucede, por ejemplo, cuando una antigua matsiguenga de 65 años, Sofía Peruano, se reúne con sus hijos y nietos a contar las leyendas y mitos de los primeros nativos. Pero lo hace en su lengua matsiguenga. Son los pequeños quienes transmitirán ese conocimiento al resto del mundo.

Si desea conocer más sobre esta historia y los beneficios que entrega el Consorcio Camisea a las comunidades ubicadas en su área de influencia, puede visitar la página web https://www.elalmadecamisea.com/


    Galería

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *