Lima, Jueves 8 de noviembre



Nacional


“Mi Abrigo” protege a familias de zonas altoandinas del sur de Ayacucho

Como parte del programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social 08 noviembre 2018 - 1:30 pm, 0 comentarios
Vivienda térmica.

Ciento cincuentaicuatro viviendas térmicas acondicionadas con una inversión de S/1 705 878, protegen la salud y la vida de las familias que viven en las zonas altoandinas del departamento de Ayacucho, especialmente de los niños y ancianos, los más vulnerables a las bajas temperaturas.

Las ‘casitas calientes’ o viviendas térmicas, acondicionadas por el proyecto Mi Abrigo de Foncodes, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Midis, mitigan el intenso frío en los hogares de Huanaccmarca y Agua Caliente de los distritos de Coronel Castañeda y Pacapausa de la provincia de Parinacochas, y en el centro poblado Oyolo del distrito del mismo nombre de la provincia Páucar del Sara Sara (Ayacucho).

“En la tercera etapa del proyecto Mi Abrigo, contamos con 154 viviendas rurales convertidas en casas térmicas utilizando la tecnología del muro ‘trombe’, que permite acumular calor natural con energía solar, elevando la temperatura de los dormitorios entre 10 a 15 grados centígrados por las noches y madrugadas. Las viviendas acondicionadas en las dos primeras etapas fueron entregadas a las familias usuarias, y en esta oportunidad ya hemos iniciando la entrega a los usuarios finales”, dijo Edwin Romero Iparraguirre, jefe de la Unidad Territorial Ica, a cargo de la implementación por cercanía geográfica con el sur de Ayacucho.

Cada vivienda es acondicionada a un costo promedio de 11 mil soles, respetando los factores culturales y de edificación original. “Sobre las mismas paredes de piedra o adobe de tierra se coloca paneles de policarbonato, y a través de unos tubos en la pared se filtra el calor hacia el interior de la vivienda, produciendo el efecto de inversión térmica. Los usuarios han sido capacitados y entrenados para manejar el muro ‘trombe’ durante el día y la noche, abriendo o cerrando los orificios para la circulación del aire caliente”, resaltó.

Además, los muros de adobe se refuerzan con geomalla biaxial, convirtiéndola en una vivienda antisísmica.  La habitación es mejorada con la instalación de piso de madera machihembrada, doble puerta y ventana, y un techo tipo cielo raso de tela arpillera revestida con yeso. De este modo se evitar la fuga del calor por 8 a 10 horas.

El proyecto Mi Abrigo de Foncodes, ha acondicionado viviendas en tres etapas. En la primera, la intervención fue en centros poblados rurales de los departamentos de Apurímac, Cusco y Puno, luego en Tacna, Moquegua, Arequipa y Huancavelica, Y en la tercera etapa, se ha extendido su cobertura a comunidades de Áncash, Ayacucho, Huánuco, Junín y Pasco.

El propósito de este tipo de viviendas es mitigar los impactos de las heladas en las familias en pobreza extrema que habitan en comunidades altoandinas sobre los 3 500 metros de altitud en el marco del Plan Multisectorial contra las Heladas y Friaje. Ahora, luego de la temporada de lluvias, las familias estarán preparadas para recibir el siguiente invierno, se informó a INFOREGIÓN.


    Galería

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *