Lima, Miércoles 3 de octubre



Medio Ambiente


El cambio climático hizo posible onda de calor en Europa

Científicos descubrieron que el cambio climático hizo que la actual ola de calor que aflige a varios países en el norte de Europa tuviera una probabilidad dos veces mayor de ocurrir ;j 30 julio 2018 - 11:00 am, 0 comentarios
Altas temperaturas también se ha hecho sentir en París.
;j

Los investigadores de la red World Weather Attribution compararon las altas temperaturas actuales con registros históricos en siete estaciones meteorológicas en el norte de Europa: dos en Finlandia, una en Dinamarca, en Irlanda, Holanda, Noruega y en Suecia.

Estas estaciones fueron seleccionadas porque los datos actuales de temperatura pueden ser accedidos en tiempo real y poseen registros digitalizados que se remontan a principios del siglo XX. Los científicos también utilizaron modelos de computadora para evaluar el impacto del cambio climático provocado por el hombre.

Para cada año en el registro histórico, observaron el período más cálido de tres días consecutivos. Para 2018, fueron los tres días más cálidos hasta el momento – ya observados o en previsión a corto plazo.

“Hemos descubierto que para la estación meteorológica en el extremo norte, en el Círculo Ártico, la actual ola de calor es extraordinaria – sin precedentes en el registro histórico”, destacó Geert Jan van Oldenborgh, Investigador Senior del Instituto Real de Meteorología de Holanda (KNMI).

“Aunque es un descubrimiento impresionante, es difícil cuantificar el aumento de la probabilidad con precisión, porque las temperaturas en el verano varían mucho de año en año, haciendo imposible estimar la tendencia a partir de las observaciones. El mismo vale para las otras tres estaciones del norte.

“Pero para las tres estaciones más al sur – en Holanda, Dinamarca e Irlanda – el registro histórico nos permite hacer un cálculo, y muestra que el cambio climático en general ha aumentado más de dos veces las posibilidades de ocurrencia de la actual ola de calor.

De estas tres estaciones, la que presenta el menor aumento en la probabilidad debido al cambio climático antropogénico es Dublín, con un factor de 1.2-3,3 y una mejor estimación de 2. Para Copenhague, las probabilidades aumentaron por un factor de 2.4-12, con una mejor estimación de 5; y para De Bild (Holanda), 1.6-16, mejor estimación 3.3. Para las cuatro estaciones más al norte, observaciones y modelos indican un aumento en la probabilidad, pero mucho más difícil de cuantificar.

Los científicos advierten que esto es un análisis preliminar: se está publicando antes del final de la ola de calor, entonces la definición del “evento extremo” está en parte basada en la predicción de las temperaturas. Los resultados cuantitativos robustos sobre la temporada de verano en Europa en 2018 sólo se pueden hacer después del término de la temporada.

Sin embargo, dicen, la señal del cambio climático no es ambigua.

“La lógica que el cambio climático sigue es inevitable – el mundo se está volviendo más caliente, y las olas de calor como esta se están volviendo más comunes”, dijo Friederike Otto, subdirector del Instituto de Cambio Ambiental de la Universidad de Oxford.

“Lo que antes era visto como un clima excepcionalmente caliente se volverá común – en algunos casos, ya ocurrió. Entonces, eso es algo para lo cual la sociedad puede y debe prepararse – pero tampoco hay duda de que podemos y debemos restringir la creciente probabilidad de todos los tipos de eventos climáticos extremos, limitando las emisiones de gases de efecto invernadero de la forma más rápido posible. ”

El equipo de WWA planea publicar estos resultados formalmente en un periódico científico. Esto formará parte de un análisis más profundo de este verano extraordinario; el equipo también evaluará si el cambio climático desempeñó un papel en la alta presión prolongada observada en el norte de Europa desde mayo y, en caso afirmativo, hasta qué punto.

Estudios anteriores publicados por el grupo mostraron que el cambio climático aumentó las posibilidades de lluvias fuertes en el norte de Inglaterra en el invierno de 2015-16 y en Houston debido al huracán Harvey y que el cambio climático no cambió la probabilidad de sequía en la región de San Pablo, en Brasil.


    Galería

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *